Pasar tiempo al aire libre es un factor especial del crecimiento ya que trae consigo una gran oportunidad para estimular la imaginación y creatividad en los niños, además crean recuerdos para toda la vida.

Los jardines o patios vienen en todas las formas y tamaños, algunos más amigables para los niños que otros, esto depende de cómo se adecue. La maleza, las plantas y animales que a menudo pueden llegar o inclusive los elementos que no usas y ocupan espacio, pueden convertirse en problemas comunes para los jardines o patios en las casas, sin embargo, existen soluciones para esto.

A continuación nombramos cuatro sencillos consejos para hacer que tu jardín sea un lugar amigable para jugar.

1. Cuida tu césped

Cuidar el césped es imprescindible si tus hijos van a jugar en el jardín, ya que crea un espacio acogedor, no solo para ellos sino también para el entretenimiento de los demás visitantes. Crea una rutina de cuidado en el jardín, así tú y tus hijos estarán más inclinados a pasar tiempo de calidad en este espacio.

2. Invertir en juegos infantiles

Adecuar tu jardín con juegos infantiles hará que este espacio sea más acogedor y tenga un toque personal. Además, así los pequeños tendrán más herramientas para estimular su desarrollos físico, cognitivo y social, pues podrán invitar a sus amigos a jugar en su jardín. Existen juegos infantiles para todas las edades, asegúrate que tu decisión sea la mejor en diseño y calidad para que sea una buena inversión y para que tus hijos jueguen seguros. También puedes almacenar tiza si tienes un espacio en concreto o globos con agua para que tengan otro tipo de actividades.

3. Prevenir picaduras de insectos

El juego al aire libre a menudo se ve interrumpido por la presencia de insectos, lo que hace que los niños quieran entrar y los desanime a salir nuevamente. Hacer cosas como colgar bolsas ziploc llenas de agua para repeler las moscas y rociar a tus niños con repelente de mosquitos es una forma de prevenir picaduras o molestias de insectos.

4. Resolver problemas antes de que surjan

Si a tus hijos les gusta jugar baloncesto, futbol, béisbol o algún deporte con pelota, instala una cerca para que nadie corra hacia el patio de otro vecino o hacia la calle. Establece un área sombreada para que tus hijos tomen un descanso y se relajen si hace mucho sol. Esto evitará las quemaduras solares y la deshidratación. Mantén agua a su alcance para que se hidraten en intervalos de descanso durante su juego.

Al implementar estos sencillos consejos, transformarás tu jardín en un espacio divertido para que los niños disfruten. Ellos querrán estar afuera todo el día e incluso invitar a sus amigos a crear recuerdos para toda la vida. ¡Haz un plan de trabajo con estos consejos para tu jardín y luego hazlo realidad!